Usted está aquí

Te toca: lo tienes cerca, puedes ayudar

La campaña de Cáritas Diocesana en Córdoba para este año 2015, se centró en celebrar la solidaridad, no como una cuestión de limosna de los que más tienen sobre los desposeídos, sino como una oportunidad para construir una fraternidad universal basada en la defensa de la dignidad y los derechos de todas las personas.

 

Hemos querido convocar y ser convocados a vivir la fraternidad, la mesa compartida, construyendo y rehabilitando la vida desde una nueva forma de relación con el otro, especialmente, con las personas que menos tienen, que más sufren. La idea de esta llamada es la de "salir" y tomar contacto con otras realidades, otras personas que reclaman solidaridad para poder salir adelante. Debemos aportar lo mejor de nosotros mismos, hacernos voluntarios en esta causa de la fraternidad y la ayuda.

 

Queremos demostrar que la participación sirve para transformar las cosas y luchar contra las injusticias está, por ejemplo, en el trabajo realizado por toda la familia Cáritas en torno al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que ha logrado que más personas tomen conciencia de que se puede vivir de otra manera más sostenible.

 

Es necesario comprometerse en la transformación radical de esta sociedad, para construir una alternativa más humana, fraterna y solidaria en la que:

 

  • Todo se ponga al servicio de los seres humanos, especialmente los más empobrecidos.
  • Se garantice a todo el mundo la vivienda, la salud, la enseñanza y el trabajo dignos.
  • Se asegure la calidad de los servicios públicos evitando convertirlos en negocio privado.
  • Toda la ciudadanía pueda disponer de una renta mínima para vivir dignamente.
  • El capital y las finanzas estén controlados por los poderes públicos.
  • Se asegure unos servicios sociales adecuados, que atiendan verdaderamente a los sectores más vulnerables para que puedan vivir con dignidad.
  • Haya justicia distributiva real para que el bien común prevalezca sobre el bien privado.